Territorio Chocoano Noticias - Quibdó (Chocó)

Tuesday
Jul 22nd
Text size
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Puerto de Tribugá

El futuro puerto de Tribugá está localizado en la ensenada de Tribugá, en el municipio de Nuquí, en el departamento del Chocó, a 230 kilómetros de Buenaventura, será un puerto extensión de Buenaventura y viene siendo estudiado desde 1990. Los estudios iniciales con fotografías aéreas y perforaciones con taladro, mostraron la bondad del sitio para un puerto de aguas profundas; poco después se contrataron las firmas Hidroestudios y TAMS Consultants, para el estudio de las posibles zonas portuarias del Pacífico desde Tumaco hasta Juradó y estas escogieron a Tribugá como la zona portuaria que debía estudiarse de inmediato para la construcción de un puerto de aguas profundas.
El gobierno nacional en noviembre de 1993 aprobó la realización de estudios a fondo de Tribugá y lo declaró zona portuaria del Pacífico.
El objetivo de este proyecto es operar un nuevo puerto en el océano Pacífico, que le dé alternativas a Colombia de interconexión con otras ciudades del mundo, ya que el puerto de Buenaventura es un puerto que a pesar de ser competitivo, está en el límite de su capacidad desde hace algunos meses. Inclusive existen ya algunas dificultades en aceptar la entrada al puerto de Buenaventura de embarcaciones mayores y han sido desviadas a puertos vecinos en el Ecuador y al puerto de Cartagena.
Adicional a la construcción del puerto está la terminación de la carretera al mar por el Chocó hasta el puerto de Tribugá, pues sólo faltan 53 kilómetros para ello. Medellín sería la ciudad más beneficiada con esta construcción, pues quedaría a 300 kilómetros de un puerto que le proporcionaría una nueva salida comercial al Pacífico. Este también prestaría servicio directo al llamado triángulo de oro comprendido por las ciudades de Bogotá, Medellín y Cali.
Algunos han puesto objeción a la construcción del puerto y a la terminación de la carretera posiblemente por las leyes ecológicas del país, porque se piensa que la construcción de grandes obras conlleva a la pérdida de la cultura y el territorio, al deterioro de parques naturales y a la destrucción de reservas indígenas.
El proyecto se encuentra hoy en estudios finales de factibilidad para realizarlo por concesión, pero son tantas las ventajas que se tendrían, que este tema de interés nacional no puede estar todavía en la mesa de estudios discutiéndose sobre él detalles del impacto ambiental.
Podría pensarse que el puerto de Tribugá es un proyecto regional, pero la realidad es que es un proyecto de interés nacional que genera impactos positivos en la economía del país, más aún si pensamos en el crecimiento del comercio con los nuevos tratados, el TLC, con Norteamérica, Centroamérica y Chile.
Hoy el puerto de Buenaventura no tiene competencia y la construcción de Tribugá haría que este puerto fuera más competitivo. Tal vez la razón más importante por la que debe ser construido es que este proyecto sería la iniciación del desarrollo para el Chocó, un departamento que está olvidado por los colombianos y que posee grandes riquezas hídricas y forestales que deben empezar a ser explotadas en corto tiempo.
Observando cifras en un modelo propuesto por el BID, los costos de navegación marítima se reducirían casi a la mitad con el puerto de Tribugá. Hace algunos años con la Flota Mercante Grancolombiana, el costo por TEU-milla de 500 contenedores era de 0,17 dólares. En el puerto de Buenaventura el costo por 1.500 contenedores es de 0,12 dólares y en el puerto de Tribugá el costo por 3.000 contenedores sería de 0,05 dólares.
Esto muestra una disminución de tarifas importante para el comercio con países como Australia, Japón, Asia, Canadá, Chile, Centroamérica y algunas ciudades del litoral pacífico de Estados Unidos.
El proyecto consiste en la construcción de un puerto de aguas profundas con un muelle de 3.600 metros de longitud sin limitaciones de acceso, fondeo y atraque. El puerto podría construirse por etapas, donde la primera se haría en tres años con un costo de 150 millones de dólares y podría atender tres buques simultáneamente.
Es necesario que el puerto de Tribugá sea construido con grandes patios planos y que posea máquinas transportadoras muy eficientes y sencillas para que sea un puerto ordenado. Esto debido a que desde hace algunos años la tecnología de los buques ha venido cambiando; los cascos se transformaron en grandes bodegas con guías que sirven para poner ordenadamente los contenedores. Es ideal que por cada metro lineal de muelle se pueda disponer de 500 metros cuadrados de patio y por esta razón el concepto de puerto ha venido cambiando y deben construirse en terrenos planos y con topografía levemente ondulada. Adicionalmente debemos estar preparados, pues como dato curioso, algunos barcos contenedores pesan 100.000 toneladas y tienen 323 metros de largo y 43 metros de ancho, requiriendo de muelles muy resistentes para soportar las grandes grúas que elevan cargas de hasta 40 toneladas.
Finalmente, vale la pena preguntarse ¿porqué se está aplazando como la solución alterna al puerto de Buenaventura (moviliza ocho millones toneladas año)? Colombia necesita a Tribugá, si hoy en el litoral Atlántico existen tres puertos muy competitivos que exportan e importan 13 millones de toneladas al año.
Por Alvaro Villegas Moreno, presidente SAI / El Colombiano
Alvaro Villegas MorenoEl futuro puerto de Tribugá está localizado en la ensenada de Tribugá, en el municipio de Nuquí, en el departamento del Chocó, a 230 kilómetros de Buenaventura, será un puerto extensión de Buenaventura y viene siendo estudiado desde 1990. Los estudios iniciales con fotografías aéreas y perforaciones con taladro, mostraron la bondad del sitio para un puerto de aguas profundas; poco después se contrataron las firmas Hidroestudios y TAMS Consultants, para el estudio de las posibles zonas portuarias del Pacífico desde Tumaco hasta Juradó y estas escogieron a Tribugá como la zona portuaria que debía estudiarse de inmediato para la construcción de un puerto de aguas profundas.

El gobierno nacional en noviembre de 1993 aprobó la realización de estudios a fondo de Tribugá y lo declaró zona portuaria del Pacífico.

El objetivo de este proyecto es operar un nuevo puerto en el océano Pacífico, que le dé alternativas a Colombia de interconexión con otras ciudades del mundo, ya que el puerto de Buenaventura es un puerto que a pesar de ser competitivo, está en el límite de su capacidad desde hace algunos meses. Inclusive existen ya algunas dificultades en aceptar la entrada al puerto de Buenaventura de embarcaciones mayores y han sido desviadas a puertos vecinos en el Ecuador y al puerto de Cartagena.

Adicional a la construcción del puerto está la terminación de la carretera al mar por el Chocó hasta el puerto de Tribugá, pues sólo faltan 53 kilómetros para ello. Medellín sería la ciudad más beneficiada con esta construcción, pues quedaría a 300 kilómetros de un puerto que le proporcionaría una nueva salida comercial al Pacífico. Este también prestaría servicio directo al llamado triángulo de oro comprendido por las ciudades de Bogotá, Medellín y Cali.

Algunos han puesto objeción a la construcción del puerto y a la terminación de la carretera posiblemente por las leyes ecológicas del país, porque se piensa que la construcción de grandes obras conlleva a la pérdida de la cultura y el territorio, al deterioro de parques naturales y a la destrucción de reservas indígenas.

El proyecto se encuentra hoy en estudios finales de factibilidad para realizarlo por concesión, pero son tantas las ventajas que se tendrían, que este tema de interés nacional no puede estar todavía en la mesa de estudios discutiéndose sobre él detalles del impacto ambiental.

Podría pensarse que el puerto de Tribugá es un proyecto regional, pero la realidad es que es un proyecto de interés nacional que genera impactos positivos en la economía del país, más aún si pensamos en el crecimiento del comercio con los nuevos tratados, el TLC, con Norteamérica, Centroamérica y Chile.

Hoy el puerto de Buenaventura no tiene competencia y la construcción de Tribugá haría que este puerto fuera más competitivo. Tal vez la razón más importante por la que debe ser construido es que este proyecto sería la iniciación del desarrollo para el Chocó, un departamento que está olvidado por los colombianos y que posee grandes riquezas hídricas y forestales que deben empezar a ser explotadas en corto tiempo.

Observando cifras en un modelo propuesto por el BID, los costos de navegación marítima se reducirían casi a la mitad con el puerto de Tribugá. Hace algunos años con la Flota Mercante Grancolombiana, el costo por TEU-milla de 500 contenedores era de 0,17 dólares. En el puerto de Buenaventura el costo por 1.500 contenedores es de 0,12 dólares y en el puerto de Tribugá el costo por 3.000 contenedores sería de 0,05 dólares.

Esto muestra una disminución de tarifas importante para el comercio con países como Australia, Japón, Asia, Canadá, Chile, Centroamérica y algunas ciudades del litoral pacífico de Estados Unidos.

El proyecto consiste en la construcción de un puerto de aguas profundas con un muelle de 3.600 metros de longitud sin limitaciones de acceso, fondeo y atraque. El puerto podría construirse por etapas, donde la primera se haría en tres años con un costo de 150 millones de dólares y podría atender tres buques simultáneamente.

Es necesario que el puerto de Tribugá sea construido con grandes patios planos y que posea máquinas transportadoras muy eficientes y sencillas para que sea un puerto ordenado. Esto debido a que desde hace algunos años la tecnología de los buques ha venido cambiando; los cascos se transformaron en grandes bodegas con guías que sirven para poner ordenadamente los contenedores. Es ideal que por cada metro lineal de muelle se pueda disponer de 500 metros cuadrados de patio y por esta razón el concepto de puerto ha venido cambiando y deben construirse en terrenos planos y con topografía levemente ondulada. Adicionalmente debemos estar preparados, pues como dato curioso, algunos barcos contenedores pesan 100.000 toneladas y tienen 323 metros de largo y 43 metros de ancho, requiriendo de muelles muy resistentes para soportar las grandes grúas que elevan cargas de hasta 40 toneladas.

Finalmente, vale la pena preguntarse ¿porqué se está aplazando como la solución alterna al puerto de Buenaventura (moviliza ocho millones toneladas año)? Colombia necesita a Tribugá, si hoy en el litoral Atlántico existen tres puertos muy competitivos que exportan e importan 13 millones de toneladas al año.

Por Alvaro Villegas Moreno, presidente SAI / El Colombiano

 

Escribir un comentario

Las opiniones expresadas aquí por los usuarios son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de Territorio Chocoano Noticias. Los comentarios ofensivos, racistas y discriminatorios que inciten a la violencia o que infrinjan leyes colombianas serán eliminados.

Publicidad