Territorio Chocoano Noticias - Quibdó (Chocó)

Wednesday
Aug 27th
Text size
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Academia y sexo

La Universidad Tecnológica del Chocó era una de las pocas instituciones que se había salvado de la debacle en ese departamento, pero cabalga hacia el precipicio. Su rector, Eduardo García Vega, quién fue relegido por cuarta vez, la ha convertido en un fortín de la politiquería chocoana y en refugio de condenados por delitos contra la administración pública y de protagonistas de escándalos de cohecho.
Una Universidad que debe ser el eje del desarrollo y la transformación social en su región se ha transformado en un apetitoso centro clientelista, donde se ha clausurado el debate y la controversia ideológica, sólo reina el culto a la personalidad como en los llamados “gobiernos progresistas de América Latina”. La eternización del rector García en el cargo es inconveniente, porque, además de la carencia en innovación y el nefasto clientelismo académico que hay en dicha universidad, lo más censurable es la protuberante corrupción académica que ningún estamento universitario se ha atrevido a denunciar.
El rector García fue reelecto por unanimidad y ejerce un férreo control sobre todos los estamentos universitarios, desde la organización estudiantil hasta los sindicatos de profesores y empleados. Su poder político traspasa las aulas universitarias hasta el punto de que se ha convertido en un personaje clave en las elecciones de congresistas, gobernadores y alcaldes en el Chocó.
Más allá del poder que tiene en la Universidad y en el Chocó, quizás una de las peores cosas que están ocurriendo en dicho claustro universitario no es la descomposición administrativa de que tanto se habla en los corrillos públicos, sino la corruptela académica que campea con los intercambios de calificaciones por plata, votos, sexo y favores políticos.
Pese a que la prostitución sexual en las universidades es un fenómeno nacional en expansión, en el caso de este centro universitario se ha desbordado. Las palabras que han puesto de moda determinados docentes cuando las alumnas pierden ciertas asignaturas son: “tú estás sentada en la nota”. Algunos hacen con sus alumnas vergonzosos trueques de calificaciones o realizaciones de los trabajos de grado por favores sexuales. En otros casos los mismos profesores son los que hacen los trabajos de grado de los alumnos, “los asesoran” y luego les cobran.
Otros, que son fichas de las microempresas electorales en época de elecciones, convierten la cátedra en mercados persas de tráficos de calificaciones por votos. La Universidad del Chocó ha crecido en cobertura y en campus universitario, pero su nivel académico ha decrecido y por la ausencia de estándares de calidad varios de sus programas no han sido acreditados.
Por la imperante dedocracia se nombran docentes con deficiencias académicas y cuestionamientos éticos. La producción académica de gran parte de ellos es deficiente, salvo los casos de tres o cuatro docentes que han publicados trabajos valiosos y que ameritan ser exaltados por la calidad y la profundidad de sus libros. Por el bajo nivel académico de sus egresados, estos han comenzado a ser vetados en las Secretarías de Educación en varios departamentos, no por sus condiciones étnicas, ni por cuestiones de regionalismo, sino por razones de deficiencias académicas.
Por José E. Mosquera
jose mosqueraLa Universidad Tecnológica del Chocó era una de las pocas instituciones que se había salvado de la debacle en ese departamento, pero cabalga hacia el precipicio. Su rector, Eduardo García Vega, quién fue relegido por cuarta vez, la ha convertido en un fortín de la politiquería chocoana y en refugio de condenados por delitos contra la administración pública y de protagonistas de escándalos de cohecho.

Una Universidad que debe ser el eje del desarrollo y la transformación social en su región se ha transformado en un apetitoso centro clientelista, donde se ha clausurado el debate y la controversia ideológica, sólo reina el culto a la personalidad como en los llamados “gobiernos progresistas de América Latina”. La eternización del rector García en el cargo es inconveniente, porque, además de la carencia en innovación y el nefasto clientelismo académico que hay en dicha universidad, lo más censurable es la protuberante corrupción académica que ningún estamento universitario se ha atrevido a denunciar.

El rector García fue reelecto por unanimidad y ejerce un férreo control sobre todos los estamentos universitarios, desde la organización estudiantil hasta los sindicatos de profesores y empleados. Su poder político traspasa las aulas universitarias hasta el punto de que se ha convertido en un personaje clave en las elecciones de congresistas, gobernadores y alcaldes en el Chocó.

Más allá del poder que tiene en la Universidad y en el Chocó, quizás una de las peores cosas que están ocurriendo en dicho claustro universitario no es la descomposición administrativa de que tanto se habla en los corrillos públicos, sino la corruptela académica que campea con los intercambios de calificaciones por plata, votos, sexo y favores políticos.

Pese a que la prostitución sexual en las universidades es un fenómeno nacional en expansión, en el caso de este centro universitario se ha desbordado. Las palabras que han puesto de moda determinados docentes cuando las alumnas pierden ciertas asignaturas son: “tú estás sentada en la nota”. Algunos hacen con sus alumnas vergonzosos trueques de calificaciones o realizaciones de los trabajos de grado por favores sexuales. En otros casos los mismos profesores son los que hacen los trabajos de grado de los alumnos, “los asesoran” y luego les cobran.

Otros, que son fichas de las microempresas electorales en época de elecciones, convierten la cátedra en mercados persas de tráficos de calificaciones por votos. La Universidad del Chocó ha crecido en cobertura y en campus universitario, pero su nivel académico ha decrecido y por la ausencia de estándares de calidad varios de sus programas no han sido acreditados.

Por la imperante dedocracia se nombran docentes con deficiencias académicas y cuestionamientos éticos. La producción académica de gran parte de ellos es deficiente, salvo los casos de tres o cuatro docentes que han publicados trabajos valiosos y que ameritan ser exaltados por la calidad y la profundidad de sus libros. Por el bajo nivel académico de sus egresados, estos han comenzado a ser vetados en las Secretarías de Educación en varios departamentos, no por sus condiciones étnicas, ni por cuestiones de regionalismo, sino por razones de deficiencias académicas.

Por José E. Mosquera

 

Comentarios 

 
0 #24 Howie 30-04-2012 09:27
Muchas gracias señor Jose E Mosquera,por atreverse a escribir,por ese sentido de pertenencia por la UTCH,sus denuncias deberàn ser tenidas en cuenta,preocupa nte el asunto de la corrupciòn no solo administrativa si no tambièn sexual y la pobresa acadèmica de muchos docentes.
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #23 CHOCOANITO 16-04-2012 14:29
Gracias por denunciar esto; aunque hizo falta màs datos. Todos lo comentamos, pero no pasa de ahì.
Esto debe ser denunciado en otros medios como: El Colombiano, Semana, Noticias uno...
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #22 CHOCOANITO 16-04-2012 14:27
Lo que el señor Josè Mosquera escribiò y mucho màs viene ocurriendo hace muchìsimo rato en la UTCH. Claro està que este artì****** debe aparecer en otro medio de comunicaciòn que tenga mayor nùmero de lectores u oyentes.
Muchos no nos atrevemos a denunciar estos hechos porque nos da miedo.
Gracias Josè por denunciar esto.
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #21 mamita 27-03-2012 15:39
Todo eso es cierto................................
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #20 Mercochita 26-03-2012 12:47
Jose I. gracias por denunciar una realidad que pocos tenemos el valor de reconocer y denunciar, excelente lectura de algo que hoy nos esta llevando de manera silenciosa al abismo y autodestruccion , por las mesquindades, ansias de poder, egoismo, prepotencia y falta de respeto con nuestros hijos, familiares y el futuro de toda una comunidad, que bueno que dejaramo el egoismo.
Citar | Reportar al moderador
 
 
0 #19 Ruperto... 23-03-2012 23:43
Hasta donde sé el periodista que escribe este artí****** jamás ha sido profesor de la Universidad, ni se vende por un plato de lenteja como el resto de los periodistas del Chocó, es un señor que ha demostrado independencia y criterio a la hora de denuncia la corrupción en el Chocó.
Citar | Reportar al moderador
 
 
-2 #18 vvvv 22-03-2012 10:55
JOSE CUANTO TE PAGARON????
Citar | Reportar al moderador
 
 
+2 #17 NACIONAL 21-03-2012 22:29
LA VERDAD NO SE PUEDE TAPAR EL SOL CON LAS MANOS, AUNQUE NUEVAMENTE SOLO EXPORTEMOS NOTICIAS NEGATIVAS ES EVIDENTE LA CORRUPCIÓN EN LA UTCH Y LA FALTA DE PREPARACIÓN ACADÉMICA DE ALGUNOS ESTUDIANTES QUE SÓLO SE DEDICAN A RUMBEAR, LAS MUJERES A VENDER SU CUERPO POR UNA NOTA Y NO UTILIZAR EL CEREBRO, NO LES IMPORTA QUE QUEDEN CON IMAGEN DE ******S. QUE PESAR NUESTRO CHOCÓ.
Citar | Reportar al moderador
 
 
+2 #16 PEREIRA 21-03-2012 20:15
EXCELENTE ESCRITO. LÁSTIMA TANTA CEGUERA Y MUDEZ EN QUIBDÓ. AMO MI TIERRA, PERO HAY MUCHA GENTE INEPTA
Citar | Reportar al moderador
 
 
+1 #15 NEGRONCHO 21-03-2012 13:11
yo estoy de acuerdo con lo que dice el periodista, esa universidad se ha convertido en un desastre, Rumba, Sexo y Bajo nivel académico.
ENTRE TODOS BUSQUEMOS SOLUCIONES. QUE NO SE QUE DE TODO EN COMENTARIOS Y CRITICAS, HAY QUE SER PARTE ACTIVA EN LA BUSQUEDA DE SOLUCIONES.
Citar | Reportar al moderador
 

Escribir un comentario

Las opiniones expresadas aquí por los usuarios son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de Territorio Chocoano Noticias. Los comentarios ofensivos, racistas y discriminatorios que inciten a la violencia o que infrinjan leyes colombianas serán eliminados.

Publicidad