Territorio Chocoano Noticias - Quibdó (Chocó)

Thursday
Apr 24th
Text size
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

11 años después a Bojayá la dejaron sola con su masacre

La ausencia de representantes del Gobierno Nacional, de políticos chocoanos, de los dos congresistas del Chocó, líderes de la región, medios de comunicación, autoridades civiles, militares y policiales, marcó el inicio de la conmemoración de los 11 años de la masacre en Bojayá, la mayor barbarie de la historia de Colombia.
Cerca de 100 personas participaron de la Santa Misa en honor a las víctimas de Bojayá que murieron tras quedar atrapadas en el fuego cruzado entre las Farc y paramilitares, el 2 de mayo de 2002. Una eucaristía que no contó con el recién nombrado obispo de Quibdó, Juan Carlos Barreto, quien canceló su asistencia horas antes del acto.
Las palabras del gobernador encargado del Chocó, Hugo Arley Tobar, casi que explicaron el desamparo que se vivió durante la ceremonia y que hoy convierte el escenario de la masacre en un paisaje más encajado en la selva: "La deuda que tenemos con Bojayá no empieza con la masacre, es desde antes y tiene que acabarse".
En sus cuentas de Twitter y Facebook, el gobernador electo del Chocó, hoy suspendido por el Consejo de Estado, y quien hace un año estuvo en el municipio, dijo que las Farc, los paramilitares y el Gobierno deben pedir perdón a los bojayaceños.
"Las Farc hoy, en la coyuntura del proceso de paz, deben tener el valor de pedirle perdón a las víctimas de Bojayá y al pueblo chocoano. Los paramilitares, quienes usaron a la población como escudo humano, tampoco nunca lo han hecho. Igual el Gobierno Nacional que dejó desprotegidas a las comunidades", escribió Murillo.
La comunidad extrañada por la falta de feligreses, solo pensaban en que si cada vez son menos los que regresan año tras año a la iglesia reconstruida de la antigua Bojayá, debe ser porque la mayoría ya olvidó o simplemente ya no quieren recordar. Pero el desconcierto fue mayor cuando solo cuatro representantes de entidades del departamento hicieron presencia en el municipio y participaron de los actos de conmemoración.
Uno de ellos fue el Defensor del Pueblo, Luis Enrique Abadía, quien recordó que la tragedia en Bojayá habría podido evitarse si el país hubiera atendido la alerta temprana de esa entidad, y da una nueva señal de aviso: "Once años después de la masacre de Bojayá persisten muchos de los problemas que pusieron en riesgo a esta comunidad y que terminaron en esta tragedia humanitaria".
84 nombres aparecen en un gran telón que cuelga de la iglesia con los nombres de las víctimas de la masacre, sin embargo, según su alcalde Edilfredo Machado, la cifra es mayor. "Hay personas que nunca encontraron a sus familiares. Cuando ocurrió la tragedia, mucha gente se tiró al río y hubo gente que no salió; otros murieron también en los alrededores el mismo día pero sus cuerpos nunca fueron encontrados. Solo sabemos que desaparecieron del pueblo ese día sin dejar rastro".
La masacre sigue prendida en la mente de los habitantes de Bojayá y solo piden que el país no ignore la tragedia, no para quede un registro en la historia, sino para recordar que no se debe volver a repetir.
BojayáLa ausencia de representantes del Gobierno Nacional, de políticos chocoanos, de los dos congresistas del Chocó, líderes de la región, medios de comunicación, autoridades civiles, militares y policiales, marcó el inicio de la conmemoración de los 11 años de la masacre en Bojayá, la mayor barbarie de la historia de Colombia.

Cerca de 100 personas participaron de la Santa Misa en honor a las víctimas de Bojayá que murieron tras quedar atrapadas en el fuego cruzado entre las Farc y paramilitares, el 2 de mayo de 2002. Una eucaristía que no contó con el recién nombrado obispo de Quibdó, Juan Carlos Barreto, quien canceló su asistencia horas antes del acto.

Las palabras del gobernador encargado del Chocó, Hugo Arley Tobar, casi que explicaron el desamparo que se vivió durante la ceremonia y que hoy convierte el escenario de la masacre en un paisaje más encajado en la selva: "La deuda que tenemos con Bojayá no empieza con la masacre, es desde antes y tiene que acabarse".

En sus cuentas de Twitter y Facebook, el gobernador electo del Chocó, hoy suspendido por el Consejo de Estado, y quien hace un año estuvo en el municipio, dijo que las Farc, los paramilitares y el Gobierno deben pedir perdón a los bojayaceños.

"Las Farc hoy, en la coyuntura del proceso de paz, deben tener el valor de pedirle perdón a las víctimas de Bojayá y al pueblo chocoano. Los paramilitares, quienes usaron a la población como escudo humano, tampoco nunca lo han hecho. Igual el Gobierno Nacional que dejó desprotegidas a las comunidades", escribió Murillo.

La comunidad extrañada por la falta de feligreses, solo pensaban en que si cada vez son menos los que regresan año tras año a la iglesia reconstruida de la antigua Bojayá, debe ser porque la mayoría ya olvidó o simplemente ya no quieren recordar. Pero el desconcierto fue mayor cuando solo cuatro representantes de entidades del departamento hicieron presencia en el municipio y participaron de los actos de conmemoración.

Uno de ellos fue el Defensor del Pueblo, Luis Enrique Abadía, quien recordó que la tragedia en Bojayá habría podido evitarse si el país hubiera atendido la alerta temprana de esa entidad, y da una nueva señal de aviso: "Once años después de la masacre de Bojayá persisten muchos de los problemas que pusieron en riesgo a esta comunidad y que terminaron en esta tragedia humanitaria".

84 nombres aparecen en un gran telón que cuelga de la iglesia con los nombres de las víctimas de la masacre, sin embargo, según su alcalde Edilfredo Machado, la cifra es mayor. "Hay personas que nunca encontraron a sus familiares. Cuando ocurrió la tragedia, mucha gente se tiró al río y hubo gente que no salió; otros murieron también en los alrededores el mismo día pero sus cuerpos nunca fueron encontrados. Solo sabemos que desaparecieron del pueblo ese día sin dejar rastro".

La masacre sigue prendida en la mente de los habitantes de Bojayá y solo piden que el país no ignore la tragedia, no para quede un registro en la historia, sino para recordar que no se debe volver a repetir.



 

Comentarios 

 
+1 #1 natalia sa 16-05-2013 22:23
es insolito e infame
Citar | Reportar al moderador
 

Escribir un comentario

Las opiniones expresadas aquí por los usuarios son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de Territorio Chocoano Noticias. Los comentarios ofensivos, racistas y discriminatorios que inciten a la violencia o que infrinjan leyes colombianas serán eliminados.